HARRY WINSTON

Fundada en Nueva York en 1932, Harry Winston es una de las marcas de relojería y joyería más exclusivas del mundo. La historia de Winston, que se ganaría el título de Rey de los Diamantes, transcurre junto a algunas de las piedras preciosas más famosas y admiradas del mundo, como el Lesotho, el Jonker, el Taylor-Burton y el diamante Hope, que Harry Winston donó al Instituto Smithsonian en 1958. La artesanía y los diseños innovadores pioneros de Harry Winston, como los emblemáticos ramilletes de la Casa, contribuyeron a revolucionar el sector de la joyería y continúan siendo una parte esencial del proceso creativo actual de la empresa. Harry Winston también es conocido por ser el primer joyero que prestó diamantes para la ceremonia de los Óscar; en 1944, la ganadora del premio a la mejor actriz, Jennifer Jones, lució sus diamantes, confiriendo a Harry Winston la reputación de joyero de las estrellas. Aprovechando su larga experiencia en el diseño y la innovación de joyas, en 1989 Harry Winston decidió aventurarse en el campo de la relojería. Desde el lanzamiento de la colección Premier en 1989, la Casa Harry Winston perpetúa la búsqueda de la excelencia iniciada por su fundador creando modelos excepcionales con una forma única de indicar el tiempo. Las colecciones Premier, Avenue, Ocean y Midnight van más allá de los límites creativos del mundo de la relojería e ilustran la riqueza de un patrimonio relojero sumamente valioso. Por su parte, los revolucionarios modelos de las series Opus e Histoire de Tourbillon representan una concepción inédita de la relojería mecánica que permitieron a Harry Winston entrar por todo lo alto en el mundo de la alta relojería. En 2007 la Casa confirma sus ambiciones relojeras e inaugura su propia Manufactura en Ginebra.