La relojería suiza de lujo descubre el crowdfunding

Las restrictivas políticas de crédito de los bancos suizos obligan a las nuevas marcas de relojes de lujo a adoptar alternativas insólitas de financiación para entrar en el mercado de la alta relojería. La financiación participativa tiene así cada vez más adeptos en este sector. Nunca antes una marca suiza de relojería de lujo se había atrevido a emprender acciones tan atrevidas.

Por Karl Heinz Nuber

Hasta ahora, el crowdfunding se limitaba a las iniciativas culturales, organizaciones sin ánimo de lucro o start-ups. Sin embargo, incluso empresas que ejercen una actividad lucrativa contemplan este medio de financiación en la actualidad, como lo muestra el ejemplo de la manufactura relojera suiza Dubois et fils, basada en Le Locle.

Desde agosto de 2012, la marca ha recibido donaciones de inversores del mundo entero por un valor de 1,4 millones de francos suizos. Su objetivo —reunir 1,5 millones de francos suizos para relanzar la «manufactura más antigua de Suiza», en palabras de Dubois et fils— casi se ha alcanzado. «Era muy ambicioso, y esta cantidad de 1,4 millones de francos es realmente increíble» explica el director de la marca, Thomas Steinemann.

Uno de los proyectos relojeros más notables, lanzado hace algunos meses en la plataforma Kickstarter, alcanzó su objetivo de 50 000 € en solo ocho minutos. El proyecto Klok-01 de la marca Klokers recaudó más de 263 000 €, ¡cinco veces más de lo previsto! Naturalmente, el fundador, presidente y director artístico de la marca, Nicolas Boutherin, y su consejero delegado Richard Piras, a quienes conozco personalmente, quedaron encantados con el resultado.

En la primavera de 2015, los aficionados a la relojería donaron a Czapek & Cie. la cantidad de 500 000 francos suizos para que la marca pudiera presentar su primer reloj en octubre. Hoy, la empresa desearía recaudar 1 millón de francos suizos con una campaña de financiación participativa única en su género en una plataforma internacional: una gran primicia en la historia de la alta relojería. «Convertirse en colaborador de una manufactura de alta relojería y poseer una complicación de esa marca es el sueño de cualquier amante de la horología» explica Xavier de Roquemaurel, consejero delegado de la firma. «Gracias al sistema clásico de suscripción combinado con las modernas posibilidades que ofrece la financiación participativa, hoy podemos hacer realidad este sueño».

La investigadora de tendencias Karin Frick, del Instituto Gottlieb-Duttweiler, confirma que este modo de financiación va ganando terreno fuera del círculo de los proyectos culturales. «Es un tipo de financiación que está de moda, que se adapta perfectamente al sector privado, y principalmente a las marcas de gran tradición y de objetos de colección» explica Karin Frick. Es típico que cuando los sistemas de financiación clásicos se muestran ineficaces, se ponga la vista en la solución del crowdfunding.